La Alcachofa de Tudela. La Indicación geográfica

  • El uso generalizado de las zuecas de alcachofa "Blanca de Tudela" como base de los cultivos de todo España, así como la notoriedad que el producto en fresco adquirió en los mercados metropolitanos de Barcelona y Madrid y en los del norte de la península, propiciaron que los productores de la comarca de Tudela buscaran una identificación propia para su producto.

    Así, en 1988 consiguieron la Denominación de Calidad "Alcachofa de Tudela", que amparaba únicamente al producto para el consumo en fresco que se producía en el área geográfica formada por los territorios de los municipios de Cabanillas, Cortes, Fontellas, Fustiñana y Tudela.

    En el año 1996, la entrada en vigor en España del Reglamento (CEE) nº 2081/92, obligó a suspender las figuras de las Denominaciones de Calidad y a reconvertirse en alguna de las figuras contempladas por el Reglamento comunitario.

    En 1999 se iniciaron los trabajos para la reconversión de la Denominación de calidad y en junio de ese mismo año se envió al Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Navarra, la petición de registro europeo de la Indicación Geográfica Protegida "Alcachofa de Tudela".

    La Indicación Geográfica Protegida "Alcachofa de Tudela" fue aprobada por Orden Foral en julio de 2000, ratificada por el MAPA, en mayo del 2001 y finalmente inscrita en el registro europeo de la Comisión, Reglamento (CE) nº 1971/2001, el 9 de octubre de 2001.

    Según el Reglamento aprobado, quedan amparadas por la Indicación Geográfica Protegida no sólo las alcachofas en fresco sino también en conserva. La zona geográfica de producción comprende 33 localidades de la Ribera de Navarra, con su centro de gravedad en la comarca de Tudela.

    En los registros de la I.G.P. "Alcachofa de Tudela" pueden inscribirse:

    • las plantaciones de alcachofa en parcelas pertenecientes a los municipios de la zona geográfica de producción, por los agricultores que las cultiven.
    • los comercializadores o almacenistas de producto en fresco instalados en alguna de las localidades del área geográfica de producción.
    • los industriales conserveros con factorías en Navarra que se comprometan a transformar y comercializar el producto amparado, es decir, los capítulos florales o "cabezas" de plantas del cultivar "Blanca de Tudela".

    Pinche aquí si desea descargarse el Reglamento y Pliego de Condiciones de la Indicación Geográfica Protegida "Alcachofa de Tudela"

  • Todos los procesos de cultivo, elaboración, envasado y certificación de producto final son supervisados por el Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias, S.A. (Unidadad Técnica INTIA Certificación). Éste es el organismo de control de la IGP encargado de garantizar que el producto acogido cumple los requisitos exigidos por su Pliego de Condiciones y Reglamento. INTIA está acreditado por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) conforme a la Norma Europea UNE-EN 45011.

     

    INSPECCIÓN

    El sistema de certificación implantado se basa en:

    •   De campo
      Tiene como objetivo garantizar el origen del producto, que deberá proceder de las parcelas ubicadas en las 33 localidades navarras amparadas por el Reglamento. Con este fin se lleva a cabo la inspección de todas las parcelas que solicitan la inscripción en el Registro de Plantaciones. Además se comprueba el tipo de planta utilizada y las condiciones del cultivo.
    •   De almacenistas
      Aseguran que el manipulado en fresco se corresponde con las especificaciones descritas en su Reglamento.
    •   De industrias
      Aseguran que el sistema de elaboración de la conserva se corresponde fielmente con las especificaciones descritas en su Reglamento. Se inspeccionan las diferentes fases de elaboración en las industrias contolando que en ningún momento se emplean correctores de acidez. Además se toman muestras aleatorias para su posterior análisis en Laboratorio.

    CONTROL DE CALIDAD DEL PRODUCTO TERMINADO

    ANÁLISIS FISICO-QUÍMICO

    Aseguran que la conserva cumple con la norma de calidad de conservas vegetales y que además responde a las características propias de la alcachofa (que esté elaborada sin acidificar y que el pH del producto terminado no pueda ser inferior a cinco).

    Estos análisis son llevados a cabo por el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria de San Adrián (Navarra), acreditado conforme a la norma ISO/IEC 17025 para laboratorios de ensayo.

     

    ControlesControlesControles

ImprimirEmail