Dieciséis empresas navarras expondrán sus productos en una nueva edición del Salón de Gourmets

En el stand de Reyno Gourmet, la marca navarra que engloba a los productos agroalimentarios de calidad reconocida y que cuenta en la actualidad con más de 2.000 referencias, expondrán sus productos un total de quince empresas procedentes de distintos sect

Dieciséis empresas navarras expondrán sus productos en una nueva edición del Salón de Gourmets

Son un total de dieciséis las empresas navarras que en esta ocasión acuden a la nueva edición del Salón de Gourmets que se celebra del 24 al 27 de abril en el recinto IFEMA de Madrid. Prácticamente todas ellas pertenecen además a la marca Reyno Gourmet, y proceden de muy diversos sectores alimentarios. Así, Anko Conservas Artesanas, Impex Medrano, Conservas El Navarrico, Conservas Pedro Luis y Ubidea Alimentación pertenecen al sector de las Conservas Vegetales y Platos Preparados. Hacienda Salinas y Confitería-Cerería Donézar al de Confitería y Pastas; Etxenike y Katealde al de Productos del Pato; y Goshua al de Postres Lácteos. Pero además, estarán también la Bodega Inurrieta; la empresa FrutaChok con su innovador producto de fruta fresca bañada en chocolate; el aceite de Hacienda Queiles; el Pacharán Navarro Azanza; y la empresa Cárnicas Lasarte – Arbeondo. Además de las empresas que participan en el stand de Navarra, en el espacio GourmetsQuesos del salón participará con stand propio Quesos Larra de Burgui.

En el marco del próximo Salón, se celebrará la octava edición de GourmetQuesos, Campeonato de Los Mejores Quesos de España 2017 en el que se premiará a los mejores quesos nacionales en 15 categorías diferentes en función de la leche, la textura o la pasta, entre otros parámetros. Han quedado finalistas los quesos navarros de las siguientes queserías: Categoría 7 quesos de oveja semi: Ricardo Remiro de Eulate; SC Balda Artola de Unanua; y Quesos Larra de Burgui. En categoría 9, oveja añejo: Ricardo Remiro de Eulate.

Pero en el stand de Navarra, situado en Pabellón 6 Stand B12, estarán representados además otros muchos productos pertenecientes a las diferentes Certificaciones de Calidad como la Ternera y el Cordero de Navarra; los Quesos Roncal e Idiazábal; el Aceite de Navarra; el Piquillo de Lodosa; y, cómo no, las estrellas de la huerta navarra que en estos días viven su máximo esplendor: la Alcachofa de Tudela y el Espárrago de Navarra. Y el broche final lo pone el Pacharán Navarro. De esta manera, los visitantes del Salón de Gourmets tendrán ocasión de degustar una selección de estos productos elaborados por el chef navarro Enrique Martínez Burón y catar además la Selección Mejores Vinos D.O. Navarra 2017 y el Pacharán Navarro.

Está previsto además que en el espacio destinado a show-cooking se lleven a cabo demostraciones de pelado de Espárrago de Navarra y Alcachofa de Tudela. Y este año el stand va a acoger dos actividades muy especiales: por un lado la empresa navarra Frutachok enseñará a confeccionar ramos, cestas y cajitas de fruta fresca tallada con originales formas y recubiertas de chocolate blanco o negro. Un producto artesanal, saludable e innovador que sorprende por su color, su sabor y su espectacular presentación. La demostración será el martes 25 de abril a las 11:30 de la mañana en el stand de Navarra. Y al día siguiente, el miércoles 26 de abril a las 17:00 horas de la tarde, será la centenaria Confitería – Cerería Donézar, la que se encargará de realizar una demostración muy especial: la fabricación de los bolaos. El bolao es una elaboración de confitería desconocida por muchos y que sin embargo fue una pasta tradicional muy consumida en España, especialmente en el norte, desde el siglo XVIII hasta bien entrado el XX. Es una pasta con forma alargada, de color blanco y de ingredientes sencillos pero una peculiar elaboración. Según las crónicas de la época, durante la pandemia de gripe que asoló Europa en 1918, se aconsejaba a los pacientes consumir este tipo de dulce para recuperar las fuerzas perdidas por la convalecencia. En Madrid los bolaos eran conocidos como “azucarillos”. Todo esto y mucho más mostrará Joaquín Donézar, la cuarta generación de esta saga familiar de confiteros, en el stand de Navarra.

Empresas navarras presentes en el stand de Reyno Gourmet:

Conservas Pedro Luis: La empresa comenzó en 1988 con los padres de Pedro Luis Antón, el actual gerente, que recolectaban y envasaban espárragos y pimientos de sus propias tierras. Hoy, además de seguir apostando por los tres productos más emblemáticos y protegidos por Certificaciones de Calidad: Piquillo de Lodosa, Alcachofa de Tudela y Espárrago de Navarra, cuentan con más de 100 referencias que se encuentran a la venta en toda la geografía española, iniciando ahora además su expansión exterior y con una producción de más del 65 % de cultivo ecológico.

Impex Medrano: La empresa nace en 1986 como comercializadora de productos típicos de nuestra tierra, pero es en 2008 cuando se inicia también como elaboradora con la producción de los productos más emblemáticos de nuestra huerta: Espárrago de Navarra, Alcachofa de Tudela y Piquillo de Lodosa, con la marca “La Tudelana”, apostando por las certificaciones de calidad que los amparan. Posteriormente se lanzan al mercado de platos preparados, de elaboración artesana, con la marca Aimar.

Conservas Anko La empresa fundada por Benito Prat se ha dedicado desde 1959 a las conservas vegetales. Al más puro estilo de la tradición conservera de la ribera, sus materias primas han sido siempre los excelentes productos de la huerta de Navarra: Alcachofas de Tudela, Espárrago de Navarra así como el resto de verduras que elaboran a través de excelentes recetas extremando en todo caso la calidad y saber hacer que les caracteriza. Hoy en día, Anko es una destacada empresa conservera reconocida en el mercado nacional e internacional por sus conservas vegetales, mermeladas, cremas, mousses y platos cocinados.

Conservas El Navarrico Fue hace cincuenta años, cuando Amalia Herce y José Salcedo, un matrimonio de jóvenes emprendedores pusieron en marcha “el Navarrico”, embotando personal y artesanalmente los productos hortofrutícolas de los campos de San Adrián. Las generaciones que han venido después han dado el impulso definitivo a esta asentada empresa manteniendo la misma filosofía de negocio: conocer la tierra, seleccionar lo mejor de cada cosecha, respetando los ritmos de la naturaleza, para ser grandes conserveros. En la actualidad, su gama de productos es muy amplia y cuidada, con los productos emblemáticos de Navarra, Espárrago de Navarra, Piquillo de Lodosa y Alcachofa de Tudela, siempre como estandarte. En la actualidad además de elaborar conserva de cultivo convencional, están ampliando su gama de productos de cultivo ecológico.

Ubidea Alimentación Ubidea inicia su actividad en 1990, teniendo su sede central en Bera (Navarra). En 1992 se incorpora la línea automatizada de envasado de legumbres, comenzando a comercializarse con producto nacional de temporada, en un atractivo envase. En el año 1994, Ubidea añade a su repertorio culinario las conocidas piparras o guindillas. Se trata de un producto de reconocida fama entre los consumidores por su sabor y textura. Actualmente su consumo ha traspasado el ámbito regional de sus inicios y es apreciado tanto en España como en todo el mundo, ya que Ubidea comercializa dicho producto en Europa, Asia y America del Norte. Desde 2006, Ubidea está fabricando y desarrollando platos cocinados de quinta gama, y ofrece más de 50 recetas diferentes entre primeros y segundos platos.

Hacienda Salinas La familia Salinas, a lo largo de 6 generaciones y 140 años de historia, elaboró productos de confitería y repostería. Aunque son las mantecadas el producto que le ha dado más fama, también se elaboraron durante muchos años otras especialidades como Topos del Ebro, Medallones de la Catedral, Rocas del Ebro y Turrón de Tudela. En 2008 Paulino Salinas se jubila y por falta de relevo generacional, cierra la emblemática Casa Salinas, la pastelería más antigua de Tudela. En 2009, “Salinas, Fábrica de Dulces y Mantecadas” renace de la mano de varios jóvenes navarros que adquieren la marca, la maquinaria y el saber hacer que Paulino Salinas les ha transmitido.

Confitería-Cerería Donezar Hay palabras que, de tanto usarlas, han dejado de tener sentido pero, para Donezar, artesanal, sigue siendo lo mismo de siempre: hecho por artesanos. Significa que el membrillo lo remueven con la fuerza de sus brazos, y que lo llevan haciendo así desde 1853.

M. Etxenike: En la pequeña localidad pirenaica de Burguete, situada junto a la frontera francesa, Mitxel Etxenike fundó a principios de los noventa una industria artesana dedicada a la elaboración de productos derivados del pato. Desde allí, ha puesto en práctica su formación en la Escuela Superior de Carnes de París y su experiencia adquirida en Las Landas, para desarrollar una marca de referencia en los productos derivados del pato sin conservantes ni aditivos, a partir de animales engordados con la mejor alimentación.

Katealde En la localidad navarra de Alsasua al pie de la sierra de Urbasa, Katealde comenzó a principios de los 80 con la cría y cebo de patos de raza mulard. El conocimiento adquirido en estos años les llevó a principios de los noventa a lanzar sus productos al mercado. La empresa que comenzó con cuatro referencias tiene hoy más de 90 que llegan a todos los canales de distribución, desde la venta directa en su tienda propia hasta la comercialización online, pasando por la distribución organizada y las tiendas delicatesen más exclusivas.

Lácteos Goshua La seña de identidad de Lácteos Goshua ha sido siempre la implicación con el cuidado y el desarrollo del entorno. Desde 1960, ponen su nombre a cuajadas, natillas de huevos, arroz con leche, yogures de leche de oveja y flanes, que fabrican en el Valle de Ultzama con la calidad y generosidad de sus productos, elaborados cuidadosamente con lo mejor de nuestra tierra: leche de oveja de los Pirineos y yema de huevos frescos. Más de 50 años en Navarra conjugando tradición e innovación.

Bodega Inurrieta: El nombre de Inurrieta hace referencia a las tierras donde los antepasados de la familia cultivaban viñas hace casi un siglo. Las nuevas generaciones eligieron este nombre en homenaje a esos seres queridos que tanto amaban el vino. El reencuentro con la tradición con la que habían crecido hizo posible este proyecto, que comenzó en el año 1999 con la plantación de las primeras viñas, y que ha dado sus frutos con unos vinos que hablan por sí solos.

Frutachok-Loreki Pequeña empresa de Pamplona que cuenta con más de 20 años de experiencia en la venta de fruta y verdura. Sorprendían, gustaban y funcionaban: había que dar el paso empresarial, y Loreki lo hizo, poniendo en marcha su negocio de centros de fruta fresca bañados en chocolate. La inspiración llegó de América, donde las cestas y centros de fruta son un regalo habitual. Ahora, tras cuatro años de trabajo, Loreki ha conseguido que sus llamativos centros de fruta sean también un regalo muy apreciado para cualquier ocasión. La gran aceptación obtenida por parte de los clientes navarros ha hecho que se lancen a montar un obrador en Madrid e intentar expandirse por más ciudades a través de tiendas franquiciadas bajo la marca FRUTACHOK, que es como se presentan en el Salón.

Hacienda Queiles Al sur de Navarra, custodiada por el Moncayo, se encuentra emplazada esta particular almazara de arquitectura vanguardista. El duro clima del valle del Queiles, con fuertes contrastes y temperaturas extremas tanto en verano como en invierno, imprime un tono muy particular en sus olivas arbequinas. Sus olivares están cultivados sobre hierba, por lo que en lugar de labrar la tierra, en Hacienda Queiles se utiliza la propia hierba cortada como sustrato para enriquecer el terreno. Para elaborar sus prestigiosos aceites de oliva virgen extra ecológicos, llevan a cabo una agricultura completamente ecológica, tratando el terreno con abonos orgánicos sin componentes químicos.

Pacharán Azanza Con más de 100 años de historia, son la quinta generación elaborando pacharán artesano. Pacharán Azanza está acogido al Consejo Regulador Pacharán Navarro, Reyno Gourmet y Artesanos de Navarra. La historia de Licores Azanza se remonta al siglo XIX. Se pierde en la memoria el origen de la receta del pacharán tradicional que elabora desde hace generaciones esta familia de Abárzuza. Seguramente, los endrinos y el oficio siempre estuvieron allí, aunque fuera solo hace unas décadas cuando se formalizó el negocio y la licorería se convirtió en su primera actividad. En función de la variedad, maduración... elaboran un tipo diferente de pacharán, siempre certificado por la Indicación Geográfica Pacharán Navarro, entre los que destaca el Azanza 1810, su bebida más exclusiva. Cada vez más presentes en el mercado, además, organizan visitas a sus campos y fábrica, dando a conocer la zona y el producto y afianzando la venta online, en la que son ya una empresa experimentada.

Cárnicas Arbeondo Empresa familiar dedicada a la elaboración y distribución de alimentos precocinados, platos cocinados de alta calidad, embutidos artesanos como la chistorra y productos típicos de la matanza, de gran tradición en Navarra. En sus procesos de elaboración destacan la calidad de las materias primas y los métodos manuales de fabricación siguiendo recetas tradicionales de la cocina navarra. Se encuentran en Lekunberri, en el noroeste de Navarra, al pie de la sierra de Aralar, un lugar mágico y de leyenda, rodeado de pastizales, hayedos y robledales.

Quesos Larra Espacio GourmetsQuesos Con el objetivo de recuperar el queso Roncal de pastor que casi se había dejado de elaborar, los hermanos Mikel y Heli Aznárez pusieron en marcha Quesos Larra en 1985. Un rebaño de ovejas latxa y una quesería fueron el inicio de esta empresa, que contó con el asesoramiento de pastores que conservaban los saberes de la quesería tradicional, además de formación especializada para adaptarse a las técnicas modernas. La demanda de sus quesos les llevó a recoger leche de rebaños de la zona, siendo en la actualidad una de las referencias dentro dela DOP Queso Roncal.